Tierra de bobal

Del terruño nace el vino. Sin él, nada es posible. Nos encontramos en la Tierra de Bobal…

Tierras bañadas por el río Cabriel, al límite de la D.O. de Utiel Requena, en un clima mediterráneo y  continental.

La tierra es extrema, con grandes contrastes de temperatura entre el día y la noche. El suelo, pobre en nutrientes, requiere un esmerado trabajo y rigurosa selección para conseguir domar una variedad tan única como auténtica, y extraer su gran potencial.

Nuestro equipo de profesionales esta liderado por Jose Hidalgo, uno de los mejores enólogos de España y sin duda el que mejor ha sabido entender esta variedad de Bobal.

Uva

La Bobal, al límite. Su movimiento, solo por gravedad.

uva

Cepas viejas de Bobal crecen en estos pagos desde hace más de 80 años.

La poda  muy cuidadosa, unos rendimientos muy limitados, una agricultura natural  escogiendo de forma manual cada racimo, y nuevamente realizando una doble selección manual en bodega.

Viticultura de precisión y la mejor uva  requerida para elaborar los grandes vinos.

Nuestra madera cuida el vino

Nuestra bodega, alberga barricas de diversas tonelerías de roble francés, de los mejores bosques de Limousin y Allier,  que, reemplazadas cada tres años,  aportan al vino el bouquet y la complejidad necesarias para convertir esta variedad de Bobal en un vino excepcional y singular.

En la madera el vino esta mullido. Tras la frialdad del acero se encuentra con la calidez de la madera, aquí el vino respira a través de los poros y con paciencia se va ennobleciendo. Se va estableciendo el equilibrio entre alcohol, ácido, fruta y taninos. Un vino mediterráneo pero con frescor atlántico que representa la tierra de donde viene.

barrica