EL ESPÍRITU DEL BUEN VINO…

Aparece entre los viñedos de Villargordo del Cabriel, en pleno parque natural de Las Hoces del Cabriel, este bello conjunto construido en 1896 por el  arquitecto valenciano Demetrio Ribes, autor entre otros muchos proyectos de la Estación de Norte de Valencia y Madrid.

El edificio modernista, que aún conserva las cerámicas de Nolla, presenta en su interior una nave central bajo cota “0” y dos naves laterales, como una basílica, con anchos muros que aislan y convierten su interior en un espacio único para crear un gran vino, con una temperatura y humedad perfectas.

Un lugar que invita a conservar el vino con esmero, asegurando las mejores condiciones de crianza y proporcionándole una morada acorde a su condición de caldo excepcional.

La producción, con un máximo de 9.000 botellas, oscila a merced de las contingencias de cada cosecha, y se elabora de forma tradicional, utilizando la gravedad como única fuerza de transporte. Tradición y modernidad se fusionan  para obtener este vino de Bobal único y escaso.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]